Sí, pero cada calidad tiene su aplicación ideal. Por ejemplo, la calidad Alba es excelente para platos delicados, mientras que la Hamburg es mejor para usos más generales.